Nitrógenos Estabilizados, la Evolución de los Fertilizantes Nitrogenados

Español

La fertilización con nitrógeno es base en la producción de cultivos a nivel mundial, ocupando sobre el 60% del consumo global de fertilizantes. Su gran relevancia contrasta con una eficiencia tradicionalmente baja, que invariablemente se traduce en pérdidas económicas al fertilizar.

Una tendencia en la Industria de fertilizantes es buscar nuevas alternativas de productos que mejoren la eficiencia del nitrógeno. Las ventajas de dichos productos van desde más unidades efectivamente aprovechadas por las plantas, hasta beneficios medioambientales como la disminución de emisiones de gases con efecto invernadero y el controlar el exceso de percolación.  

Actualmente en el mercado existen distintas tecnologías, siendo las siguientes las más relevantes:

 Fertilizantes de liberación lenta:  Productos en compuestos de baja solubilidad que permite que los nutrientes se liberen lentamente

Fertilizantes de liberación controlada:  Productos recubiertos, generalmente con polímeros, que entregan en forma controlada los nutrientes.

Fertilizantes de nitrógeno estabilizado:  Productos con inhibidores parciales de ciertas actividades enzimáticas.

Las dos Primeras tecnologías de fertilizantes son de gran impacto, al mejorar el suministro de nitrógeno y reducir las pérdidas de este elemento al medio ambiente, sin embargo, tienen costo relativamente alto en relación a los fertilizantes tradicionales.

Por su parte los Nitrógenos estabilizados, se presentan como una excelente alternativa para los productores debido a la buena relación de eficiencia y costo. Estos productos, gracias a un desarrollo de algunas moléculas que ya llevan varios años en el mercado, han logrado crear compuestos no tóxicos, estables en su fabricación y almacenamiento con excelentes resultados de campo.

  1. Inhibidores de volatilización (ureasa)

Los inhibidores de ureasa son moléculas que disminuyen durante un breve lapso la transformación del N-amida de la urea a amonio (N-NH4+), evitando el alza inicial de pH en la zona de solubilización de la urea (tanto en suelos ácidos como alcalinos). Ese período de alza de pH por la transformación muy rápida de la urea (24 a 48 Hrs), genera aparición de gas amoníaco y por lo tanto al controlar el alza de pH momentáneo, se minimiza las pérdidas por volatilización.

Actualmente la molécula NBPT (N-(n-Butyl) tiofósforo triamida ha tenido buenos resultados en la inhibición parcial de la actividad de la enzima ureasa.

El pionero en este segmento, con mayor cantidad de ensayos y más aplicado en cultivos a nivel mundial es Agrotain®, comercializado en Chile por SQMC como AmiNtec®. En el País, ha sido testeado por diversos investigadores y a la vez, con metodologías de vanguardia en medición de volatilización por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Remehue, en la Décima Región (FIGURA 1).

El uso de la tecnología AmiNtec® en Chile lleva más de 8 años y muestra sus resultados en períodos fríos o cálidos, principalmente cuando post aplicaciones de nitrógeno no hay lluvias o riegos los primeros días luego de aplicado, que permitan la incorporación inmediata a la solución de suelo que evite la pérdida de amoníaco.

Inhibidores de nitrificación

Los inhibidores de nitrificación son compuestos que postergan la siguiente etapa, de oxidación del amonio (N-NH4+) al inhibir en forma específica la actividad de las bacterias nitrosomonas en el suelo. Estas bacterias transforman el  Amonio (N-NH4+) en Nitrito (N-NO2-)  que posteriormente es oxidado a Nitrato (N-NO3-)  por las bacterias nitrobacter.

El objetivo de usar inhibidores de nitrificación es controlar la lixiviación, que es el desplazamiento del Nitrógeno fuera del alcance de las raíces por efecto de arrastre del agua en el perfil de suelo, efecto producido por lluvia intensa o exceso de riego en breves períodos de tiempo o cuando el cultivo no se encuentra absorbiendo este nutriente.

Dentro de estos inhibidores, hay varios compuestos que han destacado como las moléculas DMPP (Dimetilpirazol fosfato) DCD (Dicianamida) y algunas otras. SQMC lanzó al mercado nacional una nueva alternativa de Nitrógeno con un ralentizador del paso de amonio (N-NH4+) a nitrato (N-NO3-), bajo la marca ADHERO®, cuyo componente lleva décadas de estudios (FIGURA 2) y uso en cultivos.

Su utilización es recomendable en cultivos bajo condiciones de exceso de lluvia o riego, sobre todo en estados tempranos de desarrollo de éstos, cuando el crecimiento radicular es limitado y la demanda de N aún es baja, especialmente en periodos invernales.

Ambas tecnologías, permiten controlar de mejor manera y cada una según las condiciones específicas, la cantidad de nitrógeno efectivo disponible para las plantas. Los planes de manejo nitrogenado para todo tipo de cultivo, deben considerar la curva de requerimiento de nitrógeno, junto a la unidad efectiva más económica de nitrógeno. Y dado que una vez aplicado el nitrógeno éste desaparece en un instante, y no se logra observar cuanto queda disponible realmente al lado de las raíces, la unidad económica y efectiva de nitrógeno debe considerar estas tecnologías y no sólo la clásica evaluación del costo de la tonelada pre-aplicación.

 

FIGURA 1: Perdidas como gas del nitrógeno de la urea en el sistema suelo-planta.

 

FIGURA 2: Impacto de la volatilización de Urea aplicada en superficie versus AMINTEC®  en primavera 2009-2010. SALAZAR y ALFARO, INIA 2010.   

 

FIGURA 3: Evolución del contenido de Amonio durante 30 días en un suelo arcillo limosos de Bélgica con temperaturas entre 15 y 12 °C, utilizando tecnología ADHERO®. Adaptado de OPOKU, CHAVES y DENEVE; 2014. Biological Agriculture & Horticulture.

 

  • consulta por tus despachos

  • Escribe a atención al cliente para hacer seguimiento de tus despachos.